Cerrar
Pregunte a un Experto por Correo e.

Gracias,
Su Correo e. fue enviado a nuestros expertos.



Ver el instuctivo paso a paso sobre Acabados para Pisos »

Preparación de Concreto Sin Acabado para Selladores

Nivel de Conocimiento Requerido:  Intermedio

Un acabado fabuloso se logra con una buena preparación. Si la superficie se prepara bien, el resultado final será espléndido.

Para Un Resultado Óptimo:

Deje curar el concreto nuevo durante 30 días antes de tratarlo con cualquier producto para pisos.
Para su seguridad, use ropa y gafas protectoras, además de calzado y guantes de goma resistentes al ácido.

 
Suministros Recomendados
  • Escoba (Cerdas Duras)
  • Brocha (2"-2½")
  • Guantes Resistentes a Productos Químicos
  • Manguera
  • Manguera de Alta Presión
  • Trapeador
  • Ropa Protectora
  • Trapos

Herramientas y Recursos

Cómo Limpiar y Preparar una Superficie de Concreto

  1. Paso 1

    Asegúrese de que la superficie esté limpia. Limpie los derrames de aceite y de grasa. Raspe y retire toda la suciedad y los contaminantes sueltos con una escoba.

  2. Paso 2

    Si la superficie es virgen o sin acabado, utilice un producto para limpiar y preparar la misma. Use una regadera de plástico para distribuir el producto de manera uniforme. Distribuya el producto con una escoba o cepillo de cerdas duras no metálicas. Deje actuar el producto entre 10 y 20 minutos.

  3. Paso 3

    Con una escoba o cepillo de cerdas duras no metálicas, frote enérgicamente la superficie de concreto. NO deje que la superficie se seque.

    Las áreas muy manchadas o con manchas viejas pueden requerir más aplicaciones.
  4. Paso 4

    Enjuague bien la superficie con agua limpia usando una manguera de jardín de alta presión o hidrolavadora. Evite que la solución de enjuague se escurra al alcantarillado.

  5. Paso 5

    Retire el exceso de agua con un secador o un trapeador no metálico.

  6. Paso 6

    Deje secar la superficie. La superficie está lista para imprimar cuando al tacto parece lija de grano medio a suave y no tiene residuos ni restos de concreto suelto.

    Para evitar problemas de adhesión, verifique que la superficie esté limpia y sin polvo pasando los dedos por ella. Si quedan residuos, repita el paso del enjuague.